Análisis del hashtag #TransmediaUGR

Para seguir en Twitter la celebración del Congreso Internacional de Narrativas Transmediales, celebrado en la Universidad de Granada del 4 al 8 de abril en la Facultad de Comunicación, se lanzó el hashtag #TransmediaUGR. En MediaLab UGR tuvimos la oportunidad de participar en dicho Congreso organizando una mesa redonda el viernes 8 de abril con motivo además del Día Internacional de las Humanidades Digitales, en la que participaron gente tan interesante como Nuria Rodríguez o Enrique Villalba. Si no pudiste asistir, aquí tienes el vídeo.

El caso es que, como ya había hecho en la Open Education Week, y para practicar un poco varias herramientas como NodeXL, Gephi o el lenguaje de programación R decidí realizar un análisis del mencionado hashtag para observar cómo se relacionaron, a través de twitter, los diferentes tuiteros que participaron en el evento.

Algunos datos generales: logre recuperar a través del hashtag 1.724 tuits procedentes de 185 cuentas de twitter, que tuvieron un alcance potencial del total de 8.295.787 seguidores de dichas cuentas. Otros datos que nos proporciona la página Hashtracking, que escogí porque era la que incluía más tuits para el análisis (de manera gratuita, claro, si pagas tienes webs a mogollón): aproximadamente un tercio de los tuits es original, siendo el resto retuits y, en menor medida, menciones directas, con un alcance de 312.769 personas.

Captura de pantalla 2016-04-13 08.26.55

Con los datos extraídos en R he confeccionado una pequeña historia interactiva en Tableau. Inserto aquí las imágenes de los gráficos pero os recomiendo que entréis en el anterior enlace para que disfrutéis de su interactividad completa. Hay varios gráficos: uno sobre la evolución temporal del hashtag (es decir, la frecuencia de tuits con #TransmediaUGR a lo largo de la semana del evento y días posteriores), el ranking de tuiteros en función de los tuits realizados, retuits y citas en conversaciones y la correlación entre los tuits realizados y los retuits y citaciones.

Como podéis ver, en el Top 10 están Domingo Sánchez-Mesa, director y coordinador del Congreso; MediaLab UGR, que estuvo (estuvimos) retransmitiendo el evento por twitter y streaming; Transmedia_UGR, la cuenta oficial del evento; Nieves Rosendo, también de la organización y que realizó también un estupendo Storify a modo de resumen al final del Congreso; Javier Cantón (el que os habla); Enrique Villalba, participante en la mesa redonda y también muy activo en la red; el conocido Carlos Scolari, experto en alfabetización transmedia y ecología de medios; Laura Borràs, experta en Humanidades Digitales y participante en una mesa redonda sobre literatura digital; Esteban Romero, director de MediaLab UGR y organizador de la mesa redonda del día 8; y por último, Juan Gómez Becerra, que también siguió el evento activamente. No obstante, la posición en el ranking de cada uno de los mencionados depende, en unos casos, de la cantidad de tuits (como es mi caso), de las veces que es retuiteado, como es el caso de Domingo o Nieves o de las veces que es citado en el tuit, como ocurre con Scolari. Esas diferencias también pueden verse en el gráfico de correlaciones, dependiendo de la posición del tuitero en el gráfico. Hay cierta correlación, por nada significativa, puesto que es lógico que a más tuits realizados haya más probabilidades de ser citado o retuiteado. La línea de tiempo muestra el pico que se produjo el día 8 durante la conferencia de Scolari (por la tuit-crónica que hicimos MediaLab y yo) pero también se ven los picos de actividad de las tardes de los primeros días del Congreso y las mañanas de los días 7 y 8 (dedicadas a cuatro paneles de comunicaciones). La actividad de la tarde del 8 serían los agradecimientos y despedidas, así como va cesando la frecuencia durante días posteriores.

También he podido crear un gráfico de red social con Gephi, tras extraer datos con NodeXL, un añadido para Excel que desgraciadamente sólo funciona bajo Windows (versión Mac YA, por favor, quizás así sí que me plantearía comprarlo). Es la imagen que tenéis a continuación, aunque también tenéis a vuestra disposición la misma imagen para descargar en SVG y la versión web interactiva, que os recomiendo porque permite buscar por usuarios y ver sus conexiones (¡venga, entrad y buscaos!).

Transmedia

La red dibujada muestra varios centros principales y subgrupos, así como un flujo principal de conexiones derivadas de la conferencia de Scolari del día 8. El primer centro es la cuenta Transmedia_UGR, que conecta a los diversos subgrupos que surgieron en los primeros días del Congreso, así como en las mesas redondas sobre periodismo (en celeste, arriba a la izquierda) o en el encuentro de profesionales (en naranja, a la izquierda) del día 7. El diálogo con Agustín Fernández Maíllo del miércoles (en morado, abajo a la derecha) también fue especialmente activo a la hora de crear relaciones tuiteras. Pero indiscutiblemente el mayor flujo de conexiones (en color verde, arriba a la derecha) es la que se produjo el día 8, con un nodo principal de unión entre Transmedia_UGR y MediaLab UGR: Domingo Sánchez-Mesa (@elquellegatarde).

Por último, con la web wordclouds.com (R también tiene un paquete llamado igual para hacerlo, pero la verdad es que con esta web es más rápido y cómodo) he elaborado una ‘tag cloud’ o nube de palabras con el contenido de los tuits. ¿Os imagináis cuál fue la palabra más repetida?

wordcloud 2

Efectivamente: “transmediaUGR”, que era el hashtag analizado y propuesto y fue mencionado en todos los tuits analizados (obviamente, ya que fue el hashtag usado para recuperar los tuits). Las palabras/expresiones más usadas, por tanto, descartando la obvia, fueron “dayofdh2016” (222 apariciones) y “dayofdh” (126), hashtags usados el 8 de abril con motivo del Día Internacional de las Humanidades Digitales; “transmedia”, usada en 204 tuits; “mesa” (125), en relación a las distintas mesas redondas del Congreso; “hoy” (114), mostrando la inmediatez para la que se usa Twitter; “the”, que nos habla del carácter internacional del Congreso y el inglés como lengua franca (Domingo, por ejemplo, tuiteaba frecuentemente en inglés); y otras palabras que contextualizan bastante el contenido del Congreso: “medios” (106), “periodismo” (95), “humanidadesdigitales” (89), “diálogo” (68), “proyecto” (54), “activista” (49) y “activismo” (48), “relato” (48) o “futuro” (44).

Y hasta aquí el pequeño análisis de #TransmediaUGR. Si has llegado hasta aquí (¡gracias!) y, además, has asistido al Congreso probablemente puedas hacer más lecturas de estos datos, así que te invito a que me ayudes a seguir interpretando estos datos o a que me propongas algún otro tipo de análisis. Gracias de nuevo por leerme. Nos vemos en el siguiente análisis.

Anuncios

Esto sí que no es normal

La comunicación como base para el entendimiento: compartir y aprender

Tras años de conocer y estudiar qué es la sociología y usarla para investigar sobre distintos temas de interés, tengo que reconocer que una de las partes más gratificantes y estimulantes siempre ha sido la intervención directa, esto es, el trabajo de campo con el objeto de estudio (¡qué mal suena esto cuando hablamos de sujetos, no de objetos!). Por ejemplo, guardo muy buen recuerdo de las entrevistas y grupos de discusión que tuve la oportunidad de hacer en las distintas investigaciones que participé sobre inmigración o pobreza, pues tuve oportunidad de conocer a auténticos héroes y heroínas, ciudadanos del mundo que no se amilanaron a pesar de tener el viento en contra y tener que nadar a contracorriente pero que a pesar de ello consiguen sobrevivir día a día en un entorno a veces demasiado hostil con gente como ellos.

Desde que estoy en desempleo procuro estar siempre ocupado (como decía Brad Pitt en “Guerra Mundial Z“, el movimiento es vida) y por eso, además de buscar trabajo, estoy haciendo un montón de MOOCs, me apunto a otros cursos presenciales que me interesan o me planteo volver a estudiar algo más reglado en la UNIR, donde también he dado clase. En esta nueva y dinámica universidad, puntera en el e-learning o aprendizaje electrónico, crearon recientemente el Campus Solidario UNIR, una plataforma de educación gratuita que pone en contacto a profesores y alumnos voluntarios con colectivos que necesitan formación general o específica, en cualquier parte del mundo.

Los que me conozcan saben de mi amor por todo lo que rodea los medios de comunicación, en especial a la radio, en la que tuve la suerte de trabajar hace unos años dirigiendo y produciendo un programa local en Ogíjares. Así que cuando vi que se iba a hacer un taller de Radio para ASPACE en Logroño y que necesitaban voluntarios no me lo pensé dos veces. Primero, porque me encanta dar clase y ya hacía tiempo que no daba y segundo, pero no por ello menos importante, porque el tema me apasiona y nunca había explicado cómo funciona la radio.

Radio H@ckWeeks 2010
Radio H@ckWeeks 2010 (Photo credit: Alban Peignier)

Es cierto que, como explicó en este interesante post mi compañero y coordinador del curso Zeben Díaz, tenía un poco de miedo: nunca había dado clases a colectivos especiales como estos chicos con parálisis cerebral, pero os puedo asegurar que desde la primera clase el miedo se convirtió en júbilo. Los chicos de ASPACE Alejandro, Joaquín, Álvaro, Antonio, Pablo y Carlos, ayudados por Roberto y Laura, nos contagiaron su frescor, alegría y espontaneidad compartiendo sus experiencias en radio, preguntando en todo momento aquello que no comprendían del todo e ilustrándonos con anécdotas propias y su fantástica visión de la vida y la sociedad. ¡Qué felicidad irradian!

Recordé entonces una de las conversaciones que el equipo de profesores voluntarios tuvimos en las reuniones previas de preparación. En un momento dado, hablando de la locución en radio y de que en ella se tenía había que hablar con normalidad y tranquilidad, surgió una interesantísima conversación en torno al concepto de normal. ¿Qué es “lo normal”? La RAE lo define como aquello que se ajusta a unas normas fijadas de antemano, pero quizás es mejor su primera acepción: lo que se halla en su estado natural. Decidimos entonces hablar de locutar en la radio con naturalidad, no con normalidad.

Individualismo y normalidad

Porque lo normal no existe. En lo tocante al ser humano, no podemos hablar de normalidad, sólo de naturalidad o artificiosidad. La normalidad no existe, nadie es normal, todos somos especiales en distintas medidas. El individualismo auspiciado por el capitalismo se ha encargado de recordarnos lo enormemente atomizado que se encuentra en esta posmodernidad el ser humano. Y la riqueza de la Era actual es que la polivalencia, la multiculturalidad, la naturaleza humana poliédrica, la diversidad de la sociedad, puede ser conectada y ya no marginalizada. Los estándares no sirven porque ya no hay estándares, hay personalización, hay “customización”. Hemos pasado de la imposición de la mayoría democrática a la progresiva inclusión de todas y cada una de las pretendidas minorías (de hecho, las minorías también están dejando de existir).

El cambio está en que el hombre/mujer ya no es la medida de todas las cosas. Las escalas son relativas, y cada hombre/mujer es una medida en sí misma, pero no de manera ombliguista, sino de manera relacional. Cada relación entre un ser humano y otro es una medida de la sociedad, de nuestra manera de sobrevivir como especie social, de fundar nuestra experiencia individual en la colectiva mediante la colaboración, la cooperación y ese concepto tan de moda en las redes sociales y la Web 2.0: COMPARTIR.

La Sociedad de la Compartición

Y si la fortaleza está en la compartición, los chicos de ASPACE son fuertes, muy fuertes, pues nos lo demuestran cada viernes que nos vemos y escuchamos, desde lejos espacialmente, pero muy cerca emocional y personalmente. Como dijo Joseph Joubert, si “enseñar es aprender dos veces”, yo diría que nosotros estamos aprendiendo todavía más, tres y cuatro veces. Por eso, junto con mis compañeros de taller, quiero aquí dar las gracias a los chicos de ASPACE por enseñarnos tanto en tan poco tiempo, por ser tan especiales y transmitirnos su “especialidad”: la felicidad que otorga y cómo gratifica compartir. Esta felicidad que me invade al pensar en ellos sí que no es normal.

Futuros no lineales

Tiempo sin linealidad

Con un hijo recién nacido y en desempleo, no se hace nada más que pensar en el futuro. Que se haga de manera optimista o pesimista depende del día, la verdad, pero en general suelo pensar en positivo.

Ahora estoy releyendo a McLuhan y redescubriéndole como un verdadero profeta en cuanto a los medios de comunicación se refiere, y suscribo totalmente su principal teorema, esto es: que los medios de comunicación son extensiones del ser humano y que su aparición y expansión provoca una ruptura social y un crecimiento exponencial de nuestras habilidades, evolucionando al propio ser humano hacia una nueva escala. La contra es que los medios narcotizan y entumecen la conciencia al significar una amputación de alguno de nuestros sentidos. Otro día me detendré, si queréis, en esta interesante hipótesis, pero valga decir que, por ejemplo, que mediante esta teoría McLuhan explica cómo “la imprenta creó el individualismo y el nacionalismo”.

Una de las principales características (y ventajas) que McLuhan considera del mundo occidental es la adopción más o menos generalizada del alfabeto fonético grecolatino, que transformó la cultura y el mundo occidental hasta extremos insospechados. Sin profundizar mucho (y os invito a que lo hagáis vosotros en su magistral obra “Comprendiendo los medios de comunicación”), este alfabeto se distinguía de los usados en otras partes del mundo, las escrituras jeroglífica y pictográfica, usados en las culturas babilónica, maya y china, por ejemplo, en la separación de vista y sonido en cuanto a la contenido semántico y verbal, lo que ayudó a la homogeneidad, uniformidad y continuidad del mundo humano occidental.

La mayor consecuencia fue la transformación de la conciencia humana, que adaptó progresivamente los principios de causalidad, linealidad y racionalidad a todas las esferas de la vida social. La alfabetización occidental supuso, por tanto, para McLuhan, la adopción de los principios de causa y efecto, de secuencia y sucesión, cuya primacía puede verse en la nueva religión de la Modernidad: la Ciencia. Incluso la concepción del tiempo, conceptualizado como algo cíclico, relacionado a las estaciones y la agricultura, cambió con los relojes y su medición para transformarse en algo lineal, continuado, ininterrumpido, que transformó a su vez la organización humana.

El mundo actual, sin embargo, no nos habla tanto de causalidad, como de correlación, de conexión entre dos puntos o variables, sin entrar a explicar el porqué, sino sólo a indicar el qué. Los Social Media o medios sociales, sobre los que profundizaremos aquí a partir de ahora, muestran estructuras reticulares, para nada lineales, como explicaciones generales del mundo. Las redes sociales están mostrando el mundo como es: complejo, multifacético, caótico… El hipertexto o la edición no lineal de audio y vídeo son algunos ejemplos de la irrupción de esta no linealidad en el mundo posmoderno, y sólo ahora comenzamos a ver las implicaciones de esta transformación radical en la conciencia social de la humanidad.

Más conectados, más incomunicados

Y por eso, cuando veo a mi hijo, me pregunto: ¿cómo afectarán a las nuevas generaciones esta revolución cultural que son los medios sociales o Social Media? ¿Serán conscientes de los efectos que estos nuevos medios producirán en la especie humana, especialmente del entumecimiento y narcotización que provocarán también los mismos? ¿Estarán más conectados pero también más incomunicados entre sí? ¿Qué concepción del mundo tendrán? Como siempre digo, no me considero apocalíptico, sino integrado (en los términos de Umberto Eco), y tampoco me gusta entrar en los tópicos de “esta juventud no es como la de antes”, pero es cierto que soy incapaz de ver cómo será estas futuras generaciones y qué concepto de mundo y vida tendrán. Sólo espero que no tenga nada que ver con lo que veo actualmente.

Son los peligros de las encrucijadas como en la que nos encontramos: que nunca sabes cuál es el camino correcto hasta que lo escoges. O más bien, que nunca hay un camino correcto, tan sólo uno menos incorrecto que los demás…